Noticias Toledo
Toledo España
Información general
Transportes
Alojamientos
Gastronomía
Donde comprar
Rutas Turisticas
Cultura y ocio
Museos 
Monumentos 
Cine 
Fiestas 
Exposiciones 
Leyendas de Toledo 
Música 
Salas de exposiciones 
Galerias de Arte 

Ayuntamientos
Comarcas
Fotografías
Clasificados
Foro Toledo
Ayuda
Contacto

 Inicio >> Cultura y ocio >> Museos >> Parroquia Santo Tomé >> El Entierro del Conde de Orgaz

El Entierro del Conde de Orgaz

El Entierro del Conde de Orgaz, es considerada por muchos como la obra maestra de El Greco.

Actualmente podemos disfrutar de esta magnífica obra en la iglesia de Santo Tomé en Toledo, emplazamiento original para el que fue pintado dicho cuadro.

El origen del cuadro :

Esta obra le fue encargada en 1586 por Andrés Núñez de Madrid, párroco de Santo Tomé, el cual pertenecía al círculo del alto clero que frecuentaba El Greco, su fin era de perpetuar la leyenda de que cierto piadoso caballero del sigloo XVI, D. Gonzalo Ruiz, notario mayor de Castilla y señor de la villa de ORGAZ, que había sufragado los gastos de reedificación de la iglesia de Santo Tomé, a su muerte en el año 1323 fue milagrosamente enterrado por los Santos Agustín y Esteban en una de las capillas del templo.

Con esta obra el párroco de Santo Tomé, pretendía conmemorar su triunfo en un pleito mantenido contra la villa de Orgaz, por el pago de un dinero establecido por El Conde de Orgaz a la parroquia de Santo Tomé.
Todo esto consta explicado en la larga inscripción en latín y castellano en una lápida colocada bajo el cuadro.




Haz click sobre el cuadro si deseas ampliar la imagen

EXPLICACIÓN TÉCNICA DEL CUADRO:

NOMBRE: ENTIERRO DEL CONDE DE ORGAZ
AUTOR: El Greco (Domenikos Theotokopoulos).
ESTILO: Manierista.
AÑO: 1586-1588.
SITUACIÓN : Iglesia de santo Tomé (Toledo).
FORMATO : Óleo sobre tela, 4,80 x 3,60 m.

PARTES DEL CUADRO:

-En la parte alta observa una zona celestial donde aparecen Cristo, la Virgen, ángeles, santos y otros personajes ya fallecidos.

-En la parte inferior, la terrenal, se representa un entierro rodeado de personajes, unos eclesiásticos y otros civiles.

El celebre lienzo, de formato adaptado al vano formado por dos pilares cerrados por un arco de medio punto, aparece divido en dos zonas: una celestial y otra terrena, fórmula muy utilizada por el artista en otras obras de temática religiosa; vemos en este caso el gran espacio concedido a la primera en detrimento de la zona baja en la que renunciando a toda escenografía expone sencillamente el asunto central del cuadro, el milagroso entierro al que asisten los caballeros y los representantes de las órdenes religiosas más importantes junto a la aristocracia clerecía.

Los rostros alargados, la maneras dignas y contenidas dispuestas al arrebato espiritual, pues los caballeros asistentes no sólo acompañan al difunto amigo en la ceremonia de su entierro, sino que para muchos es la ocasión de reflexionar sobra la propia mortalidad; todos parecen ensimismados en su discurso íntimo e individual lo que produce en sus rostros, más allá de las individualidades personales, rasgos de sobria tristeza y melancolía que refleja una misma concepción del mundo y una actitud de contemplación sosegada.

Y para conseguirlo, el artista los colocó a todos con un claro sentido isocefálico, con igual alargamiento en sus rostros y figuras, agrupados formando un interrumpido friso, vestidos todos de negro. En el centro de la zona baja San Agustín y San Esteban, son respectivamente un anciano con barba blanca y un joven de aspecto virginal, sostienen el cuerpo exánime del caballero revestido con una armadura de acero, parcialmente pavonada en oro y exquisitos reflejos metálicos, y un rostro matizado por el color del fallecimiento, para bajarlo a la sepultura mientras su alma asciende para el Juicio Divino.

La indumentaria de los dos santos contiene una serie de pequeñas pinturas que decoran sus capas pluviales, introduciendo el asunto de la pintura en la pintura, entre las que destaca el propio “Martirio de San Esteban” y una franja vertical de santos. El amarillo del oro, el blanco y rojo de los bordados predominan en este grupo de figuras que contrasta con el negro de la vestimenta de los asistentes al sepelio, los testigos del milagro, los caballeros toledanos, todos ellos identificables, pese a que su identidad precisa sea muy problemática.

Parece muy seguro que el retrato del cura de Santo Tomé se corresponda con el personaje de espaldas, con sobrepelliz magníficamente conseguida mediante veladuras, en tanto que el sacerdote que lee las preces funerarias, revestido con una capa ceremonial sea el ecónomo don Pedro Ruiz Durón que se cita en la inscripción pétrea.

El pajecillo, que desde el ángulo izquierdo parece indicarnos claramente con el gesto de su mano la veracidad del milagro, parece que representa al hijo del pintor, Jorge Manuel, sirviendo para identificarle la fecha de su nacimiento,1578, que se aprecia en el borde del pañuelo que asoma del bolsillo; modernamente se le asocia, por el parecido del rostro, con el hijo y heredero del rey, el futuro Felipe III, completando así el sentido de la inclusión de Felipe II glorificado y homenajeando a su hijo como futuro rey de España.

Otras figuras reconocibles son don Antonio de Covarrubias, famoso humanista maestreescuela de la catedral de Toledo y amigo del pintor, que se corresponde con la cabeza de perfil, de nariz afilada y barba blanca que está situada a la derecha del cuadro; es posible que el caballero central gesticulante sea el duque de Benavente por su coincidencia con el retrato que de este personaje se conserva en el Museo de Bayona; igualmente el sacerdote que sostiene la cruz procesional se supone que es el retrato de Rodríguez de la Fuente, pariente de la madre Jerónima de la Fuente que luego pintó Velázquez; por último parece seguro que el propio pintor se retrató entre los asistentes al cortejo funerario identificándosele con el caballero de barba rubia que, mirando al espectador, figura en el sector central, en la vertical de la cabeza de San Esteban, encima de la figura gesticulante de un caballero de la Orden de Santiago que algunos autores identifican con el mismo rostro del retratado en “El caballero de la mano al pecho”, relacionándolo con don Juan de Silva, marqués de Montemayor, por entonces Notario Mayor del Reino.

En definitiva, se cree que todos los asistentes al milagroso entierro son retratos de personas de su tiempo que con su presencia hicieron de este cuadro uno de los más importantes retratos de grupo de la historia de la pintura.

Arriba se sitúa una escena de Gloria, el Cielo, en un espacio en el que predominan nubes de tonos opalinos pobladas por ángeles; a uno y otro lado, flanqueando la entrada a la zona celeste, la Virgen y San Juan reciben el alma del caballero, que, llevada por un ángel, alcanza la gloria en forma de cuerpo infantil, traslucida como en una neblina que es conducida hacia la presencia del Juez Supremo por un vació central, que expresa el contacto directo entre Jesús, en lo alto, y el mundo terreno.

En esta zona contrasta la actitud contenida de la Virgen con la expresiva postura suplicante de San Juan, de canon muy alargado y perfecta anatomía, que antecede a la masa de santos que han alcanzado la Gloria, entre los que se encuentran dos personajes conocidos: Felipe II, todavía en el trono cuando el Greco pintó este lienzo, interpretado como un intento por parte del artista de congraciarse con el rey y acceder a su favor tras el fracaso conseguido con su “San Mauricio”; el segundo personaje conocido es el retrato del cardenal Tavera, don Gaspar de Quiroga, arzobispo de Toledo ya muerto que en vida había protegido al Greco; en el lado izquierdo aparece la imagen de San Pedro y por debajo y en plano alejado se descubren las imágenes sedentes de David, Moisés y Noé.

En la composición de esta zona celestial el Greco adopta un esquema claramente bizantino en la que Cristo Juez, situado entre la Virgen y San Juan, recibe la presentación del alma del conde de Orgaz, en forma de niño translúcido, llevado por un ángel que supone la unión entre los dos espacios, mientras que los coros de los bienaventurados observan el entierro.

Lo terrenal y lo celestial aparecen íntimamente unidos en esta obra, pero cada uno de los dos espacios trasciende y penetra en el contrario, la unión e integración entre los dos mundos se realiza, de un parte en un sentido ascendente, a través del ángel que lleva entre sus manos el alma del difunto, y de otra en sentido inverso por medio de los dos personajes celestiales, San Agustín y San Esteban, que se convierten en los protagonistas del milagro terrenal.

Ir al inicio
invisible
Enviar página a un amigo Poner esta página como tu pagina de inicio Imprimir esta página Mapa web Buscador Avanzado
Toledo español Quejas

Museos
M Tesoro Catedralicio
Sinagoga Santa María
Parroquia Santo Tomé
Museo Sefardí
San Juan de los Reyes
Museo de Santa Cruz
Museo Casa del Greco
Museo Los Concilios
Museo Taller del Moro
Hospital de Tavera
M Arte Contemporáneo
Museo Victorio Macho
Museo de la Academia de Infanteria
Museo Nacional del Ejercito
Centro de Interpretación de la ciudad
Archivo de la Nobleza
Museo de Cerámica Ruiz de Luna
Museo Etnográfico
Centro de Interpretación del Parque Arqueológico de Carranque
Museo Municipal Marcial Moreno Pascual
Museo Convento de Santa Úrsula Toledo
Museo-Casa de Dulcinea del Toboso
Museo del Azafrán
Museo-Centro de Interpretación Ciudad de Vascos
Museo Etnográfico de Menasalbas
Museo La Caridad Reina
Museo Cervantino
Museo Etnológico Silo de Tío Colorao
Museo Molino Aceitero
Museo Arqueológico Municipal de Consuegra
La Almazara de Alcabón
Museo Guerrero Malagón Urda
Museo de Consuegra
Museo La Celestina
Centro de interpretacion de la ceramica del Puente del Arzobispo
Real Fundación de Toledo
Museo de Costumbres y Artes Populares de los Montes de Toledo
Museo de Humor Gráfico Dulcinea
Museo Castellano-Manchego del Juguete
Museo Etnológico Silo de Tío Zoquete
Museo Trinitario El Toboso

Monumentos
CATEDRAL TOLEDO
ALCÁZAR DE TOLEDO
SAN JUAN REYES
CTO SANTO DOMINGO
PUENTE DE SAN MARTIN

Alojamientos
Hoteles
Hostales
Pensiones
Campings
Alojamientos Rurales

Fotografías
Catedral Vistas
Catedral de Toledo
Plaza Ayuntamiento
Fondos de escritorio
Escalera mecanica

  

i Latina Software, S.L. NIF.B-24.284.622 - Política de privacidad - Creado con: por Productos web,s.l. -ilatina 

I Latina Software, S.L - toledo-virtual.com